Desde el primer grado de escolaridad se garantizan espacios formativos que estimulan el desarrollo de un espíritu inquieto, sensible, curioso, creativo e investigativo en los estudiantes, con el fin de dar respuesta a las preguntas y problemas que les plantea el entorno y, asimismo, responder al octavo principio de   nuestro Modelo pedagógico: La Investigación base y fruto del proceso. Seguir leyendo…


Categoría: Publicaciones destacadas